Potenciar el ventajoso abrigo natural de la Ría fue el propósito de la construcción, en el siglo XVI, de los primitivos fuertes de San Martín, San Felipe y Nuestra Señora de La Palma, pero con la creación del Departamento Marítimo esta necesidad se incrementó dando lugar a una profusión de fortificaciones para convertir la bahía de Ferrol en inexpugnable por la mar, objetivo cumplido a la perfección, aprovechando la orografía para la adaptación de los antiguos fuertes y la construcción de las nuevas baterías artilleras, adaptándolas a las distintas armas y a la evolución de los sistemas de tiro.


Archivo de Simancas 014-94

Archivo de Simancas 014-94